Menstruación Consciente – ¡Orgullosas de Ser Cíclicas!

BLANCA:

Hay una herencia social sobre la vivencia del propio cuerpo, y estoy segura de que a muchas de nuestras oyentes les habrán dicho que la menstruación es un martirio, pero no tiene porqué ser así, nosotras podemos decidir y decir “a mi me gusta mi menstruación y puedo menstruar sin dolor y disfruto de ese estado físico y mental”. Lo fundamental es conocer y amar nuestro cuerpo, y tener una menstruación consciente. En este capítulo hablamos de cómo menstruar con amor, libertad y aceptación.

BLANCA:

La menstruación no es sucia, no es fuente de pecado, no nos tiene que dar vergüenza, no es una desventaja biológica, ni tampoco una enfermedad. Es sangre donde se origina vida, sangre sagrada y creadora. Si odias tu menstruación odias tu cuerpo. Punto.

Las mujeres siempre hemos sido relacionadas con la Luna que representa la fertilidad, las aguas, lo femenino. Quiero poner algunos ejemplos para entender cómo somos cíclicas, siempre conectadas con la Luna, que se manifiesta en nosotras tanto en el ciclo menstrual como en el de la vida.

Después de la regla, hay 14 días en los que nos sentimos con más energía, más sexuales, más activas. Lo podríamos comparar con la Luna creciente que en la menstruación es la fase pre-ovulatoria.

Luego llegamos a nuestra cúspide, que sería la Luna Llena donde nos sentimos más activas y con vitalidad. En el cilo menstrual sería la fase ovulatoria.

Después nuestro cuerpo se va preparando para el descenso del óvulo, la fase premenstrual, donde vamos cambiando la mirada hacia nosotras. Se compara con Luna menguante, poco a poco menguamos como ella. Nos apetece estar solas, estamos más sensibles e introspectivas.

Al llegar la Luna Nueva ó Luna negra, que seria la fase menstrual, nos vaciamos. Esa mujer que se regenera con su sangrado. Donde a nivel de consciencia nos vaciamos de condicionamientos y profundizamos en temas del subconsciente.

Y me gustaría destacar que en esa Luna Nueva deberíamos poner nuestra intención en sembrar algún objetivo que queramos lograr o alguna intención de cambiar o trabajar en algo, para así poder recoger los frutos en la Luna Llena. Es un ritual muy hermoso que les va a gustar y ayudar mucho.

Las mujeres también podemos relacionarnos con arquetipos relacionados, porque hay 3 etapas muy importantes en nuestra vida: La menarquia, la menstruación y la menopausia, que se simbolizan como La Doncella, La Madre y la Sabia.

  • La Doncella: La juventud. Esa etapa de inocencia, de descubrimiento, del despertar, cuando nos llega nuestra primera regla o sea la menarquia. En muchas culturas como en la India, hacen ceremonias para celebrar la introducción de la niña al círculo de mujeres. Una gran red de apoyo, de sororidad.
  • La Madre: La menstruación. La maternidad. Esa etapa en la que somos maternas, no necesariamente por tener hijos, porque no todas decidimos tenerlo, pero si maternamos otras cosas, como el hogar, nuestro trabajo, los sobrinos, etc. También nos desarrollamos intelectual y profesionalmente.
  • La Sabia: La menopausia. Esa etapa de retrospección donde se va a un ritmo más lento. Es la acumulación de conocimientos. El llegar a un acuerdo con lo que se ha vivido y disfrutar plenamente de lo que le queda.

Al reconocernos conectadas con el Universo en este tipo de analogías, nos reconocernos y aceptarnos a nosotras mismas. Hay que comenzar a ver nuestra menstruación como un proceso de introspección para cuidarnos y mimarnos.

Cuando nos sintamos cómodas en nuestra piel, con menstruación consciente y sin vergüenza alguna por nuestro sangrado o por cualquier estereotipo inculcado, podremos ver renacer a esa Diosa en nosotras, con esa sabiduría ancestral que yace en nuestro vientre, ese poder que llevamos dentro.

NATALIA:

Para apropiarnos un poco mejor de nuestro periodo y tener una menstruación consciente vale la pena entender sus fases y ver como los cambios hormonales nos afectan, porque conociendo el origen de nuestras emociones, siempre será más fácil aceptarlas y convivir con ellas. En términos generales se piensa en el ciclo menstrual en las fases pre-ovulatoria, ovulatoria y post-ovulatoria, pero más a detalle encontré 4 fases que me gustaría explicar.

Los invito a leer los articulas que me instruyeron en esto: Fases del ciclo Menstrual de la psicóloga Alejandra Castro Arbeláez, Bogotana. El Ciclo Menstrual de la escritora Lauri Ray para la revista Hello Clue y Las 4 Fases del Ciclo Menstrual de la tienda NaturCup que vende la copa menstrual reutilizable en España.

Fase 1 – Menstruación: El ciclo menstrual empieza el día uno de nuestro periodo, es decir, con el desprendimiento del recubrimiento interno del útero o endometrio que da lugar al sangrado. Se bajan los niveles de estrógeno, que es la hormona que afecta la excitabilidad del sistema nervioso, y al mismo tiempo se bajan las endorfinas, encefalinas y serotonina, las cuales ayudan a sentirnos bien. Además, hay bajada de estrógenos, especialmente del estradiol, que es el estrógeno predominante, una hormona esteroide sexual, por lo que esto puede producir una disminución de nuestra libido. Disminuyen también los niveles de progesterona, que es la hormona que estimula el sueño, equilibra la eliminación de exceso de líquidos, la irritabilidad y la tensión nerviosa. Es normal entonces, que durante el sangrado nos sentimos más irritadas, tensas o no podamos conciliar fácilmente el sueño. Lo positivo de ésta esta fase de sangrado, es que nuestra energía se vuelve más contenedora, nos concentrarnos más en nosotras mismas, por que el cuerpo nos pide descansar y estar tranquilas, Como decía Blanca, nos vaciamos de condicionamientos, nos entregamos proceso de limpieza del útero. ¿Como aprovechar esta fase? Esta fase favorece la introspección, actividades como el dibujo, la composición musical, la escritura, suelen ser más fluidas, por ejemplo. También es un buen momento para tomar decisiones que requieran de análisis y calma. ¡Viva la menstruación consciente!

Fase 2 – Fase folicular:  Las mujeres tenemos una cantidad de folículos en los ovarios cuando nacemos, una cantidad que deberá durar para el resto de nuestra vida, es decir no producimos mas, sino que se van acabando de periodo en periodo, empezamos según leí, mas o menos con 300,000 a 500,000 folículos que tiene el potencial de convertirse en óvulos. En la fase folicular, la glándula pituitaria libera la hormona folículo-estimulante, que como su palabra lo dice, estimula estos folículos, un promedio de 20 folículos por ovario en cada periodo para que se desarrollen y se conviertan el óvulos. A medida que estos folículos estimulados crecen, sus células segregan estrógeno, que además este estrógeno estimular el crecimiento del endometrio, ese revestimiento del útero que había desprendido en el sangrado, se prepara en la fase folicular para recibir el ovulo si es fecundado. Aquí, la progesterona está aún ausente y los niveles de testosterona son aún mínimos. Durante esta semana, gracias al estrógeno producido por las células crecientes, podemos sentir una agradable sensación de felicidad, renovación, optimismo, también algo de apetito sexual por se empieza a incrementar el estradiol, que es el estrógeno predominante sexual, entonces nos empezamos a sentir mejor, con mas confianza en nosotras mismas. ¿Cómo aprovechar la fase? Esta semana después de la regla, que podríamos pensarla como la segunda semana, gracias a la activación de los sistemas de recompensa en nuestro sistema nervioso, es una gran oportunidad para planificar, es una fase propicia para que seamos mas efectivas pensando hacia el futuro, por que es más fácil que sintamos que el esfuerzo invertido ahora será rentable. ¡Viva la menstruación consciente!

Fase 3 – Ovulación: Aquí por fin el folículo fue estimulado para que, creciendo, se maduró y libera por fin el óvulo que se prepara para ser fecundado. Empieza a producirse, ahora si la progesterona. Hay además influencia de la oxitócina elevándose la libido sexual aun mas.  Se da la producción de serotonina, por lo que nos sentimos con más energía. Las altas concentraciones hormonales nos favorecen de muchas maneras:  alto rendimiento intelectual, se incrementa instinto maternal enfocándonos más en los demás que en nosotras mismas, por lo que ayuda al trabajo en equipo, el estado de ánimo es positivo, alta capacidad en las relaciones sociales, somos mas expresivas ¿Como aprovechar esta fase? Esta tercera semana, la ovulación, es la etapa propicia para iniciar nuevos proyectos, poniendo toda nuestra energía en ejecutarlos porque se aumenta nuestra capacidad en la toma de decisiones y esto ayuda a que los proyectos fluyan. También, compartiendo y dando apoyo a quienes necesiten un impulso para emprender. De este modo alimentamos nuestras metas, y empatizamos con las de los demás. ¡Viva la menstruación consciente!

Fase 4 – Fase lútea o post-ovulatoria:  Una vez acabada la ovulación, es la semana antes de la menstruación. Los estrógenos y la progesterona disminuyen notablemente. Podemos estar más ansiosas, deprimidas e irritadas, disminuye nuestra capacidad de concentración y retención de información, porque cambios repentinos de humor. En muchas de nosotras causa lo que se conoce como el síndrome premenstrual, donde puede haber tristeza, ansiedad, mal humor, dolor de espalda, dolores de cabeza, falta de sueño, dolor abdominal, los cólicos, la diarrea, estreñimiento, entre otras. Además, el recubrimiento uterino o endometrio produce ciertas sustancias químicas que el caso del embarazo ayudan a mantenerlo, pero si no, el recubrimiento uterino se prepara para descomponerse y desprenderse. ¿Cómo aprovechar esta fase? Es una etapa de cautela, por que estamos experimentando una avalancha de emociones, entonces no es propicio planificar o ejecutar, pero si es propicio expresar nuestros pensamientos y sentimientos desde la conciencia de que estamos viviendo la etapa lútea, la etapa previa al desprendimiento del endometrio, expresar nuestros sentimientos esto nos hará sentir menos tensas. Entonces, es la gran oportunidad para soltar lo que no nos beneficia de una forma consciente, aprovechando esas emociones confusas o difíciles a nuestro favor, es como la etapa de catarsis y desahogo, de limpieza, de renovación y liberación. ¡Viva la menstruación consciente!

VIVIANA:

Yo quiero hablar de los Mitos y enfermedades. Las mujeres atravesamos por un proceso fisiológico. En el mundo alrededor del 50 por ciento de las mujeres menstruamos de 2 a 7 días al mes, es un proceso normal, pero aún así, en pleno siglo XXI, sigue siendo un tema tabú, no se habla con normalidad, estamos llenos de mitos y vergüenzas sobre la menstruación. Tanto en los colegios como en las familias debería existir la educación sexual femenina, hay niñas que crecen sin conocer sus ciclos y no tiene una menstruación consciente, están sumidas en la vergüenza mensual, porque esa es la forma en que han visto su entorno. Voy a nombrar algunos de los tantos mitos o ideas erróneas.

  • Todos los ciclos menstruales son iguales. FALSO. El sangrado dura entre dos a siete días en un ciclo menstrual de 28 a 30 días aproximadamente, pero hay mujeres que tienen ciclos más largos, y cada una debe conocer su ciclo.
  • Si no te viene la regla, la sangre se queda retenida y no te limpias. FALSO. Hay tratamientos médicos que hacen que no tengas la regla, y si no te baja un mes no se va a quedar retenida.
  • Es malo tener relaciones sexuales mientras estas con el sangrado. FALSO. El tener la regla no te va a hacer daño ni impedir que disfrutes de la relación sexual. Claro, eso depende de la comodidad que tengas respecto a la situación.
  • No debes hacer ejercicio cuando tienes el periodo. FALSO. No hay ninguna contraindicación, de hecho, hacer ejercicio libera endorfinas y te sirve de estimulante natural.

También hay algunas creencias que dependen de tu entorno. Por ejemplo, si perteneces a alguna tribu indígena o a tribus nativas, o eres parte de ciertas religiones, es posible que la menstruación esté estigmatizada o sea muy mal vista, que tengas que estar encerrada durante tu periodo, o que seas de mala suerte mientras lo tienes. En Afganistán se les dice a las mujeres que lavarse los genitales durante el periodo las puede volver estériles. En algunos lugares de Malawi, en África oriental, existe la creencia que caminar detrás de una mujer que tiene su regla puede causar daños graves en tu dentadura. En ciertas comunidades de Burundi, también en África, creen que, si una persona tiene contacto con la sangre menstrual, puede morir.

Durante cientos de años las mujeres hemos sido objeto de mitos y agüeros, pero para enfrentarlos solo se necesita educación. La regla no tiene por qué doler. Debemos entender que la fase de sangrado del ciclo menstrual es, por principio, indolora. Se trata de un proceso fisiológico natural y saludable, que indica que la mujer está sana. Hasta hace muy poco se pensaba que era normal que hubiese dolor desde la menarquia, y se recetaban analgésicos para controlar el dolor. Debemos tener conciencia sobre los dolores prolongados y crónicos, porque tienen un impacto emocional, y la falta de comprensión social no nos ayuda en el tema. Acá les doy solo unos ejemplos de por qué debes prestar atención a tus dolores menstruales.

  • La endometriosis se produce cuando pequeñas partes del tejido que recubren el útero (endometrio) crecen en otros órganos pélvicos, como en los ovarios o las trompas de Falopio. Fuera del útero, el tejido endometrial se engrosa y sangra al igual que el endometrio normal durante el ciclo menstrual.
  • Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos del útero que a menudo aparecen durante los años fértiles. También llamados leiomiomas o miomas, los fibromas uterinos no están asociados con un mayor riesgo de cáncer.
  • Los quistes ováricos son sacos o bolsas llenas de líquido. Se producen en un ovario o en su superficie. Las mujeres tienen dos ovarios; cada uno tiene el tamaño y la forma de una almendra y está ubicado a los lados del útero. Los óvulos (huevos), que se producen y maduran en los ovarios, se liberan en ciclos mensuales durante los años fértiles.

REFLEXION:


“Dejemos la visión pesimista sobre el ciclo menstrual y veámoslo como una oportunidad para conectar con nosotras, entendiendo nuestros cambios hormonales. Cada una de las fases del ciclo menstrual se manifiesta a través de nuestro cuerpo, la mente y las emociones, y ofrece grandes oportunidades para maximizar y potenciar nuestras capacidades. ¡Podemos empoderarnos de nuestro ciclo menstrual, y demostrarnos el beneficio de ser cíclicas! ¡Viva la menstruación consciente!”

Las Del Desahogo